Alcalde de Chiguayante, Antonio Rivas:

“Exijo al Intendente que declare
en emergencia al Cerro Manquimávida y
lo intervenga mañana mismo”

Movido por realizar urgentes trabajos preventivos en miras a las épocas de lluvias que se avecinan, el edil chiguayantino llama a las autoridades pertinentes a acelerar las medidas para evitar que dichas condiciones climáticas puedan provocar  deslizamientos de tierras, por la pérdida de la capa vegetal luego de los incendios que sufrió uno de los pulmones verdes de la Tierra Bella, a fines de enero.  

El cerro Manquimávida está formado por lo que se conoce como roca granítica en descomposición, a la cual el agua le genera mucho daño, si es que no está cubierto por árboles, raíces y la capa vegetal, que es la que le da sujeción al suelo.

Precisamente, cuando estos elementos no están, el suelo queda expuesto a que la lluvia genere un mayor daño, pues dichas aguas, al “lavar el cerro”, concentran su salida a través de las cuencas y esa energía lleva cuesta bajo los trozos de material, en este caso árboles, sedimentos, lodo y piedras, con las consecuencias predecibles. De hecho, aún está en la retina aquel 11 de julio de 2006, cuando las débiles laderas del Cerro Manquimávida cedieron frente a las persistentes lluvias de ese invierno, generando un alud de barro y piedras que se llevó consigo la vida de tres voluntarios de bomberos y siete vecinos. Y es este el potencial riesgo básico que se quiere reducir.

“Llevé a un grupo de técnicos y especialistas de la municipalidad, y ascendimos hasta el sector Mirador, para tener una opinión conjunta de lo que es necesario hacer para que el cerro siga conviviendo con nosotros de una manera armónica y no se nos venga parte de él sobre nuestras casas que están al píe del Manquimávida”, señaló Rivas.

En la oportunidad se apreció que la principal preocupación es la pérdida de capa vegetal de la cuenca que está frente a calle Prat y la cuenca que da hacia la calle Colón. Dos grandes áreas que están dañadas producto de los incendios, y que perdió la capacidad de resistencia del suelo. O sea, hoy  existe un riesgo inminente que al momento de lluvias se produzca desplazamiento de material.

En ese contexto, el edil chiguayantino aseveró que “desde el inicio de los incendios, comenzamos a entender que, por la magnitud de esta tragedia, el Cerro Manquimávida cambiaba su condición respecto de los ciudadanos y, por lo tanto, mis vecinos se encuentran con un cerro que ya no sólo es paisaje, sino también una amenaza”.

La primera autoridad de Chiguayante, manifestó que “el cerro al no tener esta masa arbórea que no sólo embellece, sino que además permite una resistencia mecánica importante de todo el material existente, comienza a tener hoy no sólo la tristeza visual, sino que la amenaza de una avalancha, de una remoción en masa que pudiese cambiarle el curso a la vida de muchas familias, pero también a la ciudad”.

Este viernes Rivas sostuvo una reunión en la comuna con la directora Regional de Obras Hidráulicas, Javiera Contreras, y  “el organismo explicó que sólo se puede intervenir en un mes y medio más”, acotó el alcalde.

“Creo que pueden pasar muchas cosas en ese lapso de ese tiempo, por tanto, le exijo al Intendente de la Región del Bio Bio, Sergio Giacaman, al Gobernador de la Provincia de Concepción, Robert Contreras  y al Seremi de Obras Públicas, Daniel Escobar, que se declare en emergencia al Cerro Manquimávida e intervengan mañana mismo con toda la maquinaria disponible, por donde eventualmente pasarían miles de restos de árboles  piedras, sedimentos y evitar que aquello ponga en serio riesgo a la comunidad”, subrayó.

“Me parece que hay que limpiar rápidamente los contenedores y decantadores que existen. Uno lo construyó la municipalidad y el otro el Ministerio de Obras Públicas en 1999, en donde sí se produjo avalanchas, sin causas de muerte pero sí trastornó la ciudad y afectó a viviendas. Esos contenedores el día de hoy están sucios, sólo se limpian cuando la municipalidad insiste, pero son además insuficientes”, dijo la autoridad chiguayantina.

“No escatimaré esfuerzos, ni me fijaré en procedimientos para pedir que las distintas direcciones de la Seremi de Obras Públicas y del gobierno, puedan poner sus ojos en el Manquimávida, porque una vida vale más que mil explicaciones. No estoy disponible para que me pongan los papeles por delante de la vida de la personas”, aseveró tajante.

“Yo digo que lo que hay que hacer es evitar que el cerro se nos venga abajo,  por lo tanto, llamo a los propietarios del cerro, al MOP, al Sernageomin y a la Dirección de Obras Hidráulicas a que pongan determinaciones de procedimientos y acciones que eviten aquello. Es necesario colocar muros de contención por probables avalanchas y evitar desgracias. Si lo hacemos hoy podemos dormir tranquilos mañana”, Finalizó Rivas.

cerro 2.jpgcerro 3.jpgcerro.jpg

Volver arriba