Chiguayante se caracteriza por poseer un microclima privilegiado, dado por su geografía natural y ubicación estratégica entre el río Biobío, el cerro Manquimávida y la reserva Nonguén, este último uno de los pulmones verdes más grandes de la zona sur. Todas estas características hacen de la comuna un aliado clave para mitigar el cambio climático, lo que la ha llevado a tener una mayor sintonía y compromiso por alcanzar altos niveles de certificación, en materia medioambiente.

Hoy la Municipalidad de Chiguayante está acreditada con Excelencia Sobresaliente dentro del Sistema de Certificación Ambiental Municipal (SCAM) lo que le ha permitido implementar la Política Ambiental Comunal, aprobada, por unanimidad, por el Concejo Municipal.

Ello convierte a Chiguayante en la segunda comuna a nivel regional que posee este instrumento de planificación. Así lo detalló la alcaldesa (s), Lissette Allaire. “Somos la segunda comuna que cuenta con esta política, lo que nos permite socializar e incentivar a todos nuestros vecinos sobre la importancia que tiene para nosotros y para todos cuidar el medio ambiente. Estamos muy contentos de incorporar esta política al interior del municipio, en nuestro trabajo diario, generando una mayor conciencia ecológica”.

Para la directora municipal de Medio Ambiente, Paola Peña esta política permite materializar e institucionalizar el trabajo que se viene realizando e incorpora el componente ambiental en cada acción municipal. “Esto significa que la gestión municipal, en cada uno de los servicios, actividades, proyectos, contrataciones que realice va a incorporar componentes ambientales, que vayan en pro de mejorar la calidad de vida de la comunidad”. Lo anterior apunta a asegurar el desarrollo sustentable, la protección y conservación de la biodiversidad, la educación ambiental y la participación ciudadana.

La profesional agregó que esta política se complementa con la Ordenanza Ambiental, aprobada el año pasado, que establece el comportamiento que debe tener la comunidad frente al cuidado del entorno. “El tema ambiental no es la basura, sino es como yo interactúo con el medio que me rodea desde lo que compro, lo que boto, los alimentos que consumo, el manejo de mi mascota, cómo me movilizo. Es decir, es una forma de vida e implica un cambio de conducta”, detalló Paola Peña.

Cabe indicar, que la Dirección Municipal de Medio Ambiente enfoca su labor en tres áreas principales: tenencia responsable, realizando operativos de vacunación, microchipeo y esterilización y promoviendo el registro nacional de mascotas; reciclaje con la instalación de puntos verdes y puntos limpios fijos y uno móvil y la educación, que se centra en el resguardo del patrimonio natural como es el cerro Manquimávida, río Biobío y la reserva Nonguén. Todo ello en pos de convertir a Chiguayante, a futuro, en una comuna con vocación ambiental y lograr una gobernanza ambiental para la mitigación del cambio climático.

 

Política Medioambiente.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver arriba